Feliciano García y la vivienda autosuficiente

Feliciano García es un ingeniero que debe llevar años en pro de la vivienda autosuficiente  (en cuanto a energía térmica es aquella que no necesita calor de combustibles fósiles para mantener una temperatura de confort). Podríamos decir que es como tantos otros que pasan desapercibidos y desconocidos hasta que se divulgan noticias como estas:

http://www.obranueva.org/tecnologia-getech-para-una-vivienda-calida/

http://www.efeverde.com/contenidos/noticias/una-tecnologia-capaz-de-mantener-la-temperatura-en-casa-sin-climatizadores

y videos como este:

Por un lado creo necesario agradecer los esfuerzos e ideas de Feliciano. La inercia térmica es fundamental, y está claro que sin una alta difusividad y efusividad térmica no sirve para nada (por lo que es necesaria la conductividad de los materiales; al menos de los responsables para mantener las condiciones térmicas del interior). El concepto básico es el mismo que se utiliza en cuevas, iglesias y catedrales: Una gran cantidad de inercia térmica con alta difusividad que permite mantener la temperatura invariable a lo largo del ciclo anual, guardando el excedente solar del verano para el invierno (impedancia) así como aprovechando la radiación solar diurna en periodo invernal.

Sobre los intercambiadores de calor, me parece genial y me anima a tratar de ejecutar algo parecido que ya venía cabilando (las chimeneas de las calderas de condensación, de tipo coaxial son justamente eso, intercambiadores de calor de bajo rendimiento).

Por otro lado agradezco el texto de la patente, pero no soy capaz de entenderlo como tal, y mucho menos con exclusividad. Agradezco enormemente el discurso, y es que antes que patente me parece un conjunto de buenas prácticas y una crítica a los sistemas actuales edificatorios de baja estanqueidad y baja inercia térmica. Así como una propuesta de mejora interesante que en forma de patente cobra una presencia o importancia que no la hubiese tenido de otra manera. Parece mentira que ya hayan pasado 3 años desde que durante una propuesta de rehabilitación muy avanzada me propuse conocer cuantos kilos de pcm (materiales de cambio de fase) teníamos que instalar para autoclimatizar un edificio de 11.000m2 en Bilbao; y unos 6 años desde que empecé a conocer propuestas similares a través de los grupos de investigación del TISE y de ABBIO y sus participaciones en el Solar Decathlon.

Dicho lo cual, y con patente o sin ella toca recordar que por un lado está el cómo regulamos los cambios bruscos de temperatura y acumulamos las cargas térmicas solares (captación solar, inercia, efusividad y difusividad térmica) y por el otro cómo protegemos nuestros espacios de las pérdidas o ganancia de energía térmica (aislamiento térmico, intercambiadores de calor, sombreamientos geométricos) y/o cómo sobrevivimos sólo con inercia térmica en un clima en el que a veces la lluvia y las nubes ocultan el sol durante semanas (es lo que tiene Vitoria-Gasteiz). Y es que a veces y con una justificación no muy distinta a la que promueve la noticia (y es que tiene cosa que a través de los medios sólo inercia térmica y conductividad se queden como resumen de la tan válida propuesta de D. Feliciano) se ven viviendas de adobe y/o de piedra con el título de sostenible y ahorro de energías y no hay cómo vivirlas.

En definitiva, muchas gracias Feliciano por recordarnos la importancia de almacenar calor para usarlo con sabiduría.



Deja un comentario